miércoles, 23 de abril de 2008

Confesiones

No logro llevarme bien ni siquiera con las minitas que quiero mucho.
A la larga siempre hay señales de que no nos entendemos.
Entre minas no hace falta mostrar las uñas: una semejante cara de ojete delata mucho malestar. Y de esas veo seguido.

2 comentarios:

Funes dijo...

Siempre se muestran la uñas ustedes, no? Como que es normal medirse antes del zarpazo...
...son muy raras las minitas.

una minita dijo...

Es peor que la ley de murphy, en verdad… No me gusta mucho semejante generalización pero es así. Si sos inteligente te tratan de soberbia, si sos delirante te querés hacer la loca, si sos gauchita es porque te hacés la simpática y si disfrutás de un vinito en casa eso trae aparejado que siempre “te cortás” con tus compañeros de laburo. Aunque todos ellos vivan en capital y vos para volver a provincia tengas que llegar tres horas tarde a tu casa.